Entradas

Mercedes EQC: fabricado por Mercedes-Benz y 1ero de la nueva submarca de productos EQ.

mercedes eqc

Mercedes EQC es uno de los nombres más conocidos en el mercado automovilístico del mundo moderno.

Esto no es una coincidencia, sino el resultado natural de un fabricante de automóviles que ha estado ejecutando sus operaciones de manera exitosa desde principios del siglo XX.

El nuevo Generation EQ también es el primero para Mercedes-Benz.

Fue en el Salón del Automóvil de París 2016 cuando Mercedes-Benz presentó por primera vez su nueva marca de producto y tecnología para la electromovilidad.

Compartimos contigo nuestro episodio de podcast sobre el articulo

 

Y es el primero en ser totalmente construido por el fabricante desde cero, en un formato totalmente eléctrico.

Está diseñado desde el principio para usar solo energía eléctrica, lo que debería significar que las baterías están bajas en el automóvil para aumentar el espacio y reducir el efecto de su peso.

Si bien el diseño es similar al Mercedes GLC de gasolina y diesel, el EQC es un automóvil completamente diferente.

Para mediados de 2019 llegará el momento: el EQC es el primer vehículo Mercedes-Benz que se lanza bajo la marca EQ.

Por su diseño transparente y claro y los detalles de color típicos de la marca, es pionero en el aspecto eléctrico de vanguardia y representa el lenguaje de diseño de Progressive Luxury.

mercedes eqc

Con respecto a la calidad, seguridad y comodidad, el mercedes EQC se acompaña de un rendimiento dinámico, gracias a dos motores eléctricos en los ejes delantero y trasero.

El EQC presenta un nuevo desarrollo de sistema de transmisión eléctricas compactas en cada eje.

Estos, le dan al EQC las características de manejo de una tracción en todas las ruedas.

Las transmisiones eléctricas se configuran de manera diferente: el motor eléctrico delantero está optimizado para la mejor eficiencia posible en el rango de carga baja a media, mientras que el trasero determina el dinamismo.

Juntos, generan una potencia de 300 kW y un par máximo de 765 Nm, acelerando de 0 a 62 mph en 5.1 segundos y un alcance de 280 millas con una sola carga.

La batería de iones de litio, que tiene un contenido de energía de 80 kWh, pesa 650 kg y suministra energía al vehículo, además, se estima que ofrece un rango de 310 millas con una carga completa.

Es una de las ofertas de Mercedes menos caras y más pequeñas en una plataforma todo terreno eléctrica, y se espera que el precio se fije en alrededor de $ 55,000 a 65.000 (estimado).

Como estándar, el mercedes EQC está equipado con un cargador a bordo refrigerado por agua (OBC) con una capacidad de 7,4 kW, lo que lo hace adecuado para la carga en el hogar o en estaciones de carga públicas.

El Mercedes EQC puede cargarse con una potencia máxima de hasta 110 kW en una estación de carga adecuada en unos 40 minutos, y la batería se puede cargar de 10 a 80 por ciento.

Este vehículo eléctrico presenta el innovador sistema multimedia MBUX, que cuenta con numerosas funciones específicas de EQ y en el cual podrás percibir, por ejemplo: la visualización del alcance, el estado de carga y el flujo de energía.

Además, optimiza la navegación, los modos de conducción, la carga actual y el tiempo de salida también se pueden controlar y configurar a través de MBUX.

La pantalla MBUX tiene un mosaico de ecualización especial donde se agrupan numerosas funciones y el usuario puede acceder al menú usando una tecla en el panel de control inferior izquierdo.

mercedes eqc

Así mismo, gracias al reconocimiento de lenguaje natural, el control de voz específico de EQ ayuda al conductor a operar el EQC.

Para el lanzamiento al mercado, 200 prototipos y vehículos de preproducción del Mercedes EQC habrán finalizado las pruebas que cubren varios millones de kilómetros en cuatro continentes (Europa, América del Norte, Asia y África).

El programa de pruebas estándar comprende individualmente más de 500 aplicadas para el vehículo, también hay pruebas especiales para el tren motriz y a todos los componentes que llevan corriente eléctrica.

En el proceso, los expertos en pruebas pueden aprovechar los extensos hallazgos de su trabajo de prueba digital.

mercedes eqc

La estructura del vehículo del EQC se ha adaptado para satisfacer los requisitos especiales de los componentes eléctricos y la batería, y está configurada para alcanzar el alto nivel de seguridad habitual.

El Mercedes-Benz EQC ya está disponible bajo pedido en nuestro mercado a un precio de 77.425 euros, aunque las primeras entregas no comenzarán hasta junio y Mercedes-Benz ya ha confirmado que toda la producción de este 2019 ya está adjudicada.

Quien quiera hacerse con sus servicios, deberá esperar a 2020.

El habitáculo, no obstante, está plagado de huecos portaobjetos. Los que van ubicados en las dos puertas delanteras son gigantescos (de los más grandes que nos hemos encontrado), tanto que por anchura incluso pueden alojar una botella de dos litros.

En el túnel central (donde abunda a nuestro gusto excesivamente el acabado negro piano) dispone de otra cavidad con dos posavasos y una plataforma de carga inalámbrica para el smartphone, asimismo este poseedor de cofre compartido en dos que, cuando está cerrado, hace las veces de reposabrazos.

al hilo de soluciones prácticas, no lo es tanto el sistema para abatir los asientos traseros y así aumentar la capacidad de carga: sólo puede realizarse desde un mando ubicado en el maletero y además nos obliga a empujar manualmente el respaldo desde la cabina una vez lo hemos accionado.

Pero salvando estos detalles, el EQC destaca por su comodidad y practicidad, ofreciendo para todos los ocupantes una buena ración de confort.

Un coche eléctrico te obliga a planificar la ruta y el EQC lo hace por ti

Debido su autonomía más ajustada (el Mercedes-Benz homologa hasta 471 en ciclo NEDC que se quedan 416 kilómetros en estándar WLTP) y a la aún incipiente infraestructura, un automóvil eléctrico necesita que nosotros cambiemos nuestra psicología, planificando con anticipación el trayecto, sobre todo si éste es desconocido.

Y la marca germana ha pensado en ello.

El todocamino eléctrico permite realizar una gestión eficiente de la ruta y la necesidad de carga. Ésta se puede planear incluso de forma remota, mediante la app Mercedes Me, o bien justo antes de iniciar la marcha: el sistema de navegación optimizado del Mercedes-Benz EQC.

Hay datos en el modelo que dice que este tiene la capacidad de detectar en tiempo real la ruta mas apropiada, más veloz para su viaje y confortable) teniendo presente el estado de la batería, las condiciones meteorológicas, la topografía del trazado o el estado del tráfico, así como las electrolineras disponibles.

En el caso de nuestro recorrido estaba planificado con una sola parada para recargar. Así, cogimos el EQC con la batería (de 80 kWh de capacidad) cargada al 60 % y llegamos al punto de carga con un 35 %, después de una ruta de unos 100 kilómetros.

Que incluía vías rápidas (a un máximo de 80 km/h por los estrictos límites noruegos), pero en su mayoría carreteras convencionales y bastantes travesías.

Para nuestro alivio, se trataba de un supercargador ultrarrápido IONITY (una red participada por la propia Mercedes-Benz y otras marcas como Volkswagen, BMW o Ford), que es capaz de cargar a una potencia de 350 kW, aunque la máxima que permite el Mercedes-Benz EQC es de 110 kW.

Sin embargo, el mayor pico que alcanzó durante la recarga fue de 89 kW y cuándo preguntamos por qué, nos explicaron que el sistema nunca alcanza la cifra máxima para preservar la vida útil de la batería.

El Mercedes-Benz EQC tarda un total de 11 horas en cargar las baterías al 100 % desde el 10% enchufado a una Wallbox a una potencia mínima de de 7,4 kW. También puede conectarse a una toma doméstica, pero el tiempo de carga aumenta.

Conducción al servicio de la gestión de la autonomía

El EQC ofrece una conducción cómoda y tranquila, muy sosegada, siempre y cuando no pisemos a fondo y de rienda suelta a sus 760 Nm al completo.

Es que la sensación de aceleración es verdaderamente increíble para un coche de su segmento y sobre todo de su peso: nada menos que casi 2,5 toneladas (ya sólo su gigantesca batería ubicada entre ejes para la báscula en los 652 kilos). Sobre el papel, recordemos, hace el 0 a 100 km/h en 5,1 segundos.

Sin embargo, la dirección es exacta pero flexible a su vez, también como las suspensiones mecánica en la parte de adelante y neumática detrás, que absorben eficazmente las irregularidades del terreno, aunque ofrece un bamboleo algo excesivo en badenes o resaltos si no frenamos lo suficiente.

La conducción de un coche eléctrico también nos obliga a cambiar el chip y que la enfoquemos a preservar en la medida de lo posible la autonomía.

Asimismo, al igual que ocurre con otros modelos electrificados, el EQC dispone de dos levas en el volante que sirven para adecuar el nivel de retención, convirtiendo a sus propulsores en generadores de energía.

De esta manera, si accionamos la leva izquierda el nivel de recuperación será mayor y, si accionamos la derecha, será menor. El SUV eléctrico de la marca alemana dispone de hasta cinco posiciones distintas, siendo la D+ la de más elevada recuperación y la D– la más baja. De hecho, en esta última no hace ninguna.

Al escoger estos modos, su pedal háptico se autorregula a diferentes posiciones, aunque hay que señalar que debe utilizarse con mesura: y es que en cuanto aumentamos la retención, el coche se frena notablemente, tanto que se corre el riesgo de alcance posterior en vías rápidas si el vehículo al que precedemos va demasiado pegado.

La conducción de un coche eléctrico también nos obliga a cambiar el chip y que la enfoquemos a preservar en la medida de lo posible la autonomía.

Igualmente, lo que pasa con otros modelos electrificados, el EQC puede disponer de dos levas en el volante que sirven para ajustar el nivel de retención, transformando a sus propulsores en productores de energía.

Pese a que se corre un riesgo de alcance posterior en las vías rápidas si el automóvil al que precedemos va demasiado cerca.

Ya en carretera, también probamos las miles del asistente activo de cambio de carril, que ha mejorado en comparación al equipado en el nuevo Mercedes-Benz Clase A, pues es mucho más sutil y menos brusco, aplicando una leve vibración en el volante.

Asimismo, también disfrutamos del asistente activo de distancia DISTRONIC, el control activo de ángulo muerto (que también opera cuando estamos detenidos) o el detector activo de cambio de carril.

En lo que respecta a tecnología de conectividad, el EQC equipa la última generación del sistema multimedia MBUX de la marca, que se gestiona desde el display de 10,25 pulgadas ubicado a la derecha (recordemos que va unido por un mismo marco a la instrumentación digital de idénticas dimensiones ).

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link Telegram y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en
Facebook
Twitter
Linkedin

Instagram

Pinterest