Entradas

, ,

Energías Renovables en Argentina

Energías Renovables en Argentina

El ascenso de las energías renovables en Argentina se pueden demostrar con las siguientes cifras: 206 son los proyectos adjudicados desde 2016; 6130,9 son los MW que generarán esos emprendimientos; 4,7 millones serán los hogares abastecidos; 7237 son los millones de dólares que llegaron como inversión al sector, y 9200 son los puestos de trabajo relacionados con la actividad.

COMPARTIMOS CONTIGO NUESTRO EPISODIO DE PODCAST SOBRE EL ARTICULO

 

Durante estos últimos 3 años Argentina se posicionó como uno de los 10 destinos más atractivos para invertir en la ola verde.

A esta altura de 2019, la intervención de las energías renovables en la provisión de la demanda de electricidad nacional llega a 4,8%

Si bien este indice ha avanzado rápidamente en los últimos tiempos, aún se encuentra distante del 12% de participación que la ley 27.191 fijó como meta a cumplir al último día de este año: se estima que para entonces se llegará a 8%.

La legislación fijo también como objetivo llegar al 20% para 2025. Y a pesar de la lejanía entre el dato actual con el objetivo fijado, se considera que hubo un gran avance en los últimos años basta con observar los porcentajes entre 2002 y 2012 el cual se había encontrado estancado en apenas 0,5% de la demanda eléctrica.

El subsecretario de Energías Renovables y Eficiencia Energética de la Nación, Sebastián Kind llevó a elaborar un marco regulatorio sólido, respaldado por un sistema innovador e inédito de garantías que probó otorgar certidumbre y previsibilidad, algo necesario para desarrollar sectores de alta intensidad de capital y largos períodos de repago.

Este, de igual manera, mantiene la decisión de que el tema sea política de Estado.

El porcentaje que es utilizado para el movimiento del agua, para generar electricidad es de apenas 1% de energía hidráulica, al hacer girar turbinas acopladas a generadores.

Está posicionada en segundo lugar entre las fuentes de energías renovables en argentina, en cuanto a provisión de MW para la demanda eléctrica, pero tiene menos proyectos (14).

Kind, redacto para el senador Marcelo Guinle el texto del proyecto de lo que hoy es la ley 27.191, publicada en el Boletín Oficial el 15 de octubre de 2015 y que fue la base para la revolución verde.

Juan José Arangurensu, el entonces ministro de energía fue quien selecciono a Kind a mediados de diciembre de 2015 para que desempeñara su actual cargo.

Juan Bosch, especialista en energías renovables y presidente de Saesa, empresa que comercializa gas y energía, confirma que se progresó mucho en los últimos años.

Indico que esta era una buena época para hacer un balance de lo que se propuso a comienzos de 2016. Se inicio desde muy abajo, con 180 MW instalados, mientras que Uruguay tenía 1000 y Brasil, 7000, pero que hoy se encontraban mucho mejor.

¿Qué quiso decir el experto al expresar que se encontraban mucho mejor?, Pues que en concreto, hay 43 proyectos que ya están habilitados comercialmente (es decir, que se encuentran funcionando), los cuales generan 1221 MW de potencia en 12 provincias argentinas y proveen de energía eléctrica a 900.000 hogares.

Esto es parte de los 141 proyectos que hay en desarrollo: los 98 restantes, que agregarán 3567 MW, están en construcción (los cuales 70 empezaran a funcionar a finales de este año).

La Subsecretaría de Energías Renovables indico que, desde 2016 se adjudicaron 206 proyectos que, al estar todos operativos, generarán 6137 MW.

Se trata de 64 proyectos eólicos por 3788,2 MW; 69 solares por 2029,9 MW; 59 proyectos de bioenergías (biomasa, biogás y biogás de relleno sanitario) por 280,7 MW, y 14 de pequeños aprovechamientos hidroeléctricos por 32,1 MW.

Entre los nuevos proyectos 0, 4% sera el porcentaje representado por la Energía fotovoltaica. La cual también se le conoce como energía solar, se considera que, junto con la eólica, es la que más potencial tiene en el país.

El ex secretario de Energía, Daniel Montamat, opina que 2019 será recordado como el año que marcará un quiebre con respecto a años anteriores.

El actual director del estudio Montamat & Asociados expreso esto ya que,este año ingresaran al sistema la mayoría de los proyectos del plan RenovAr 1.0 y RenovAr 1.5.

El mismo, argumentó en referencia a los programas por los cuales el Gobierno licita y adjudica obras para el abastecimiento de electricidad proveniente de fuentes renovables.

En lo que va de este año 2019 la participación de cada tipo de energía es el siguiente: eólica 3,1%, hidráulica 1%, fotovoltaica 0,4% y bioenergía 0,3%, según datos de la Subsecretaría de Energías Renovables en Argentina.

Según Bosch, el plan inicial se propuso instalar 10.000 MW en 10 años y eso no dependía del sector energético renovable, sino de la marcha de las finanzas y la economía en general.

No es solo un tema de buen diseño energético, sino de política de estado, porque el que invierte en esto recupera su inversión recién en 20 años, por lo cual es crucial que haya confianza en el país, expreso el especialista.

El Gobierno se apoyó en tres capítulos para lograr sus objetivos, los cuales son:

a) Plan RenovAr, el cual comprende los contratos firmados por el estado y por los cuales este les compra la energía a las empresas generadoras.

b) Mercado entre privados, que se lanzó a fines de 2017, el cual básicamente comprende que se puede comprar y vender energía renovable sin intervención por parte del Estado en absoluto.

c) Generación distribuida, la cual recién inicio este año y otorga la posibilidad de que cualquier usuario genere energía renovable en su propia casa.

El CEO de Genneia, Walter Lanosa, empresa que invirtió US$1200 millones para generar energía eólica y solar, expreso que las energías renovables han logrado el avance necesario para convertirse en una muy buena alternativa lo suficientemente competitiva y eficiente en estos últimos 4 años.

Genneia está convencida de que, el desarrollo de las energías renovables en Argentina lograran posicionar a dicho país entre los más destacados de la región.

Los especialistas opinan que, la energía renovable colocara a Argentina en un buena posición, desde el punto de vista energético, que es la diversificación de matriz, con la incorporación de toda una industria relacionada.

Expresan que es muy complejo avanzar, ya que se va de la mano de una estructuración financiera muy sofisticada, pero una vez logrado esto, los beneficios a nivel económico y ambiental son notables.

Algunos países que se encuentran en la realidad verde muestran que Argentina sigue un poco retrasada en comparación con otros países, pero si logra cumplir con su meta para 2025, se pondrá a tono

Chile posee 18% de su matriz energética cubierta con renovables; China, 26%; Estados Unidos, 18%; Australia, 72%; Bélgica, 18, y Noruega, 99%.

Para lograr la meta del 20% en 2025, se necesitaran al menos dos licitaciones más del plan RenovAr en los próximos tres años.

Montamat señala que, sera necesario primeramente, ampliar la red de transporte, tanto en 500 kV como en 132 kV para aumentar la cantidad de nodos con capacidad disponible y favorecer la inserción de las renovables en el sistema.

Haciendo referencia al plan RenovAr, Kind destaca que la integración de componente nacional, considerando todas las tecnologías, pasó de 14% en la ronda 1, al 30% en la ronda 2.

En el caso de la tecnología eólica, los datos son aún más reveladores: se pasó de un 11% en la ronda 1 a un 37% en la 2, con proyectos provistos casi en su totalidad con equipos de origen nacional, expreso el funcionario.

Un total de 80 empresas se sumaron al negocio de las energías renovables en el año 2016. Se encuentran desde pequeñas hasta grandes compañías, entre las que están Pampa Energía, YPF, Central Puerto, Genneia, Seeds Energy, AES Generación, Jemse y Loma de la Lata.

Hay otras también que quieren aprovechar la ola verde, la cual comienza a convertirse en una realidad y que tardó al menos 20 años en llegar.

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link Telegram y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en
Facebook
Twitter
Linkedin

Instagram

Calor del Sol

Calor del sol

Nuevo material obtenido desde el calor del sol y revolucionara las energías renovables. En los ultimos años la energía solar representa menos del 2 por ciento de la electricidad de EE. UU.

Pero podría compensar más si el costo de generación de electricidad y almacenamiento de energía para uso en días nublados y en la noche fuera más barato.

Un equipo liderado por la Universidad de Purdue desarrolló un nuevo material y proceso de fabricación que permitiría una forma de utilizar la energía solar, como energía térmica, más eficiente en la generación de electricidad.

Compartimos contigo nuestro episodio de podcast sobre el articulo

La innovación es un paso importante para poner la generación de calor a electricidad solar en competencia de costo directo con combustibles fósiles, que generan más del 60 por ciento de la electricidad en los Estados Unidos.

“Almacenar la energía solar como calor ya puede ser más barato que almacenar energía a través de baterías, por lo que el siguiente paso es reducir el costo de generar electricidad a partir del calor del sol con el beneficio adicional de cero emisiones de gases de efecto invernadero”, dijo Kenneth Sandhage, profesor de Reilly de Purdue. Ingeniería de materiales.

La investigación, que se realizó en Purdue en colaboración con el Instituto de Tecnología de Georgia, la Universidad de Wisconsin-Madison y el Laboratorio Nacional de Oak Ridge.

Este trabajo se alinea con la celebración de Saltos gigantes de Purdue, reconociendo los avances globales de la universidad para una economía y un planeta sostenibles como parte del 150 aniversario de Purdue. Este es uno de los cuatro temas del Festival de Ideas de la celebración de un año, diseñado para mostrar a Purdue como un centro intelectual que resuelve problemas del mundo real.

La energía solar no solo genera electricidad a través de paneles en granjas o en tejados. Otra opción son las plantas de energía concentrada que funcionan con energía térmica.

Las plantas de energía solar concentrada convierten la energía solar en electricidad utilizando espejos o lentes para concentrar mucha luz en un área pequeña, lo que genera calor que se transfiere a una sal fundida. El calor de la sal fundida se transfiere a un fluido “de trabajo”, el dióxido de carbono supercrítico, que se expande y funciona para hacer girar una turbina para generar electricidad.

Para abaratar la energía de la energía solar, el motor de turbina tendría que generar aún más electricidad para la misma cantidad de calor, lo que significa que el motor necesita funcionar más caliente.

El problema es que los intercambiadores de calor, que transfieren calor de la sal fundida caliente al fluido de trabajo, actualmente están hechos de acero inoxidable o aleaciones a base de níquel que se ablandan demasiado a las temperaturas más altas deseadas y a la presión elevada del dióxido de carbono supercrítico.

Sandhage trabajó en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, para inspirarse en los materiales que su grupo había combinado previamente para fabricar materiales “compuestos”.

Los cuales se pueden manejar a altas temperaturas y presiones para diferentes aplicaciones.

Como por ejemplo: las boquillas de cohetes de combustible sólido y compuesto para intercambiadores de calor más robustos.

Dos materiales se mostraron prometedores juntos como un compuesto: el carburo de circonio cerámico y el tungsteno metálico.

Los investigadores de Purdue crearon placas del compuesto cerámico-metal. Las placas albergan canales personalizables para adaptar el intercambio de calor, en base a simulaciones de los canales llevados a cabo en Georgia Tech por el equipo de Devesh Ranjan.

Las pruebas mecánicas realizadas por el equipo de Edgar Lara-Curzio en el Laboratorio Nacional de Oak Ridge y las pruebas de corrosión realizadas por el equipo de Mark Anderson en Wisconsin-Madison ayudaron a demostrar que este nuevo material compuesto podría adaptarse para soportar con éxito el dióxido de carbono supercrítico de alta presión y que se necesita para generar Electricidad más eficiente que los intercambiadores de calor actuales.

Un análisis económico realizado por los investigadores de Georgia Tech y Purdue también mostró que la fabricación ampliada de estos intercambiadores de calor podría realizarse a un costo comparable o más bajo que el de los de acero inoxidable o de aleación de níquel.

“En última instancia, con un desarrollo continuo, esta tecnología permitiría la penetración a gran escala de energía solar renovable en la red eléctrica”, dijo Sandhage. “Esto significaría reducciones dramáticas en las emisiones de dióxido de carbono de la producción eléctrica hechas por el hombre”.

En el universo, el sol es solo una “pequeña” estrella, de unos 5 mil millones de años, a 150 millones de kilómetros de nosotros y 1.300.000 veces más grande que la Tierra.

El calor del sol y la radiación energética que nos envía es el resultado de reacciones de fusión nuclear en cadena transformación del hidrógeno en helio.

Que genera, en su superficie, una radiación de una potencia estimada en aproximadamente 66 millones de vatios por m ².

Cuando hablamos de energía solar, nos referimos al uso directo de esta por parte del hombre y no a la valorización de otras fuentes de energía renovable como resultado de la transformación indirecta de la radiación solar, como la viento, biomasa, …

Podemos distinguir dos tipos principales de conversiones, que, a su vez, determinarán, aguas arriba, modos particulares de captura y, aguas abajo, soluciones específicas para el transporte y el almacenamiento.

La primera conversión de la radiación solar es tan universal como “obvia”: tan pronto como la energía de la luz del sol se encuentra con el material, transforma directamente parte de él en calor. Esto se llama conversión térmica , y también se basa en este principio en los principales procesos de calentamiento solar interesantes en una región como Valonia.

La segunda forma de transformación es el resultado de la tecnología moderna y el descubrimiento de materiales semiconductores: es la conversión fotovoltaica , que permite producir directamente energía eléctrica a partir de la radiación solar.

A nivel mundial, el campo de aplicaciones abierto por estas nuevas células solares está en pleno desarrollo. Sin embargo, su uso sigue siendo más limitado en una región de luz solar moderada como Valonia, pero también lo discutiremos.

El poder de la radiación.

Cien litros de combustible por metro cuadrado.

La radiación de energía  que nos envía el sol es el resultado de reacciones de fusión nuclear en una cadena (transformación de hidrógeno en helio) que genera, en su superficie, una radiación de una potencia estimada de aproximadamente 66 millones de vatios por m².

Esta energía, a medida que se aleja de su fuente, pierde su intensidad y cuando alcanza los límites de la atmósfera de la Tierra (a una altitud de aproximadamente 2500 km), representa un suministro de energía. – llamada la “constante solar” – que, en este nivel, se estima en 1.353 vatios por m², es decir, cerca de 180.000 millones de kilovatios.

Sin embargo, la potencia recibida a nivel del suelo es menor. De hecho, las gotas de agua que forman nubes y polvo atmosférico reflejan una cierta fracción de la radiación solar.

Además, otra parte importante es absorbida por la capa de nubes y el polvo en suspensión, pero también por el vapor de agua y los diversos gases que componen la atmósfera.

Esta absorción provoca el calentamiento de la atmósfera y la reemisión de una radiación de longitud de onda inferior a la radiación solar directa, por lo tanto, de menor energía, constituyendo lo que se llama la radiación “difusa” que emana de las masas atmosféricas que nosotros “escondemos” el sol.

Radiación difusa

Lógicamente, cuanto más bajo está el sol en el horizonte, mayor es la capa de aire atravesada por los rayos, menos energía llega al nivel del suelo.

Esto significa que la energía recibida varía según el lugar, la hora del día, la estación y las condiciones climáticas. En Bélgica, más de la mitad de esta energía en realidad proviene de la radiación difusa.

Para solucionar las ideas, podemos decir que la insolación total anual en Valonia es en promedio de aproximadamente 1,000 kWh por m², de superficie horizontal.

Que corresponde a 100 litros de combustible por m² y por año. Esto representa más de 5 veces la cantidad de energía consumida por un hogar promedio, sin tener en cuenta las pérdidas de rendimiento inherentes a la conversión de energía solar.

A modo de comparación, en el Sahara, la energía anual total recibida es mayor que 2.

las 5 principales familias de energía renovables

Este es uno de los temas más candentes de nuestro tiempo: ¡el desarrollo de energías renovables ! La agencia estadística europea Eurostat hizo un balance de la participación de estas energías en el consumo general de energía de calor del sol en Europa.

Según esta organización, su proporción alcanzó casi el 18% en 2017, en comparación con el 17% en 2016. Está creciendo en 19 de los 28 Estados miembros de la UE. En el futuro en Europa, los objetivos se establecen en 20% en 2020 y 30% en 2030.

Energía solar fotovoltaica y térmica

¡Es la energía de la radiación solar! Viene en dos formas: energía fotovoltaica y energía térmica. El primero, fotovoltaico, proviene de la luz solar y calor del sol.

Se recolecta utilizando células y paneles fotovoltaicos que transforman la energía recolectada en electricidad. El segundo es la energía térmica. Se genera por el calor del sol que, por ejemplo, en un juego de espejos, calienta un fluido.

Es un recurso inagotable pero caprichoso: está, por definición, sujeto a riesgos climáticos. ¡Sin sol, sin electricidad!

Energía hidráulica

Se genera por las corrientes marinas o el movimiento del agua. A diferencia de la instalación de paneles solares que puede instalar en su jardín si lo desea, requiere una infraestructura significativa. Tierra adentro, se produce a través de presas y sus turbinas. En el mar, se explota de varias formas:

  • Energía de las mareas : gracias a las mareas y corrientes asociadas a ellas;
  • Energía térmica : explota las diferencias de temperatura entre aguas profundas y superficiales;
  • energía osmótica : derivada de la diferencia de salinidad entre el agua salada y el agua dulce;
  • Energía ondulatoria: explotada por olas y olas.

La energía eólica

Se extrae de la fuerza del viento. Así sujeto, como el solar, los riesgos climáticos. Sin viento, sin energía. Para evitar averías demasiado frecuentes, las turbinas eólicas se instalan en regiones ventosas en tierra (turbinas eólicas en tierra) o en alta mar (costa afuera).

Energía de biomasa

Proviene de la combustión de materiales orgánicos como la madera, los desechos orgánicos y la explotación de ciertas plantas.

Actualmente es la primera fuente de energía renovable producida en España y Francia. El vapor de agua liberado por la combustión de materia vegetal o animal en una planta de biomasa se envía a turbinas que generan energía.

Energía geotérmica

Esta energía se extrae del calor contenido en los sótanos. ¿Sabías que apenas 30 kilómetros bajo nuestros pies, reina una temperatura de … 1000 grados! Sin ir allí, hace calor allí abajo. Entre 10 y 100 metros de profundidad, hay una temperatura de hasta 30 °.

 Al atraer este calor bajo nuestros pies, se puede usar para calentar con bombas de calor, pero también para producir electricidad.

 

 

 

 

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones descarga Telegram, ingresa al link Telegram y dale click a +Unirme. Además sigue nuestro perfil en
Facebook
Twitter
Linkedin

Instagram

Pinterest